INTEGRIDAD ACADÉMICA

La Universidad del Turabo, conforme con su misión institucional comprometida con la educación superior y la responsabilidad social aprueba esta Política de Integridad Académica. En ella se establecen los principios básicos, que regirán a todos los miembros de la comunidad universitaria y señalando, las responsabilidades correspondientes.

La integridad académica establece la realización de actividades académicas de manera abierta, honesta y responsable. Es la guía básica principal para todos los miembros de la comunidad universitaria.

Los principios de integridad académica a seguir en la Universidad del Turabo, son los siguientes:

  1. Afirmar la importancia de la integridad académica
  2. Fomentar el amor al aprendizaje
  3. Tratar a los estudiantes como entes de ellos mismos
  4. Promover un ambiente de confianza en el salón de clases
  5. Fomentar la responsabilidad estudiantil siguiendo los estatutos que establece la integridad académica.
  6. Clarificar las expectativas de los estudiantes
  7. Desarrollar estilos de evaluación justos y relevantes
  8. Ofrecer oportunidades que fomenten la honestidad académica
  9. Enfrentar la deshonestidad académica cuando ocurra
  10. Ayudar a definir y apoyar los criterios de integridad académica dentro del ambiente universitario

Marco Conceptual

La Universidad del Turabo se beneficiará por el establecimiento claro de los estándares que establece la Política de Integridad Académica que provee la fundación para llevar a cabo una vida académica brillante, que promueva progreso académico y científico y que prepare a los estudiantes para ser ciudadanos responsables. Nuestra comunidad académica prosperará cuando sus miembros se comprometan entre sí mismos y con otros con el cumplimiento de los siguientes cinco valores fundamentales que establece la Política de Integridad Académica:

1.Honestidad

Una comunidad académica de avances íntegros que busca la verdad y el conocimiento, requiriendo honestidad intelectual y personal en el aprendizaje, enseñanza, investigación y servicio.
La honestidad es la base de la enseñanza, aprendizaje, investigación y servicio, y además el pre-requisito para la completa realización de confianza, equidad, respeto, y responsabilidad. Las políticas universitarias condenan el engaño, mentira, fraude, robo, y otros comportamientos deshonestos que puedan poner en peligro el derecho y bienestar de la comunidad y a su vez menoscabar el merito del grado académico. La honestidad comienza con uno mismo y se extiende a otros. Los estudiantes y profesores tienen que ser honestos en la búsqueda del conocimiento con ellos mismos y con el prójimo, ya sea en el salón de clase, el laboratorio, la biblioteca o en el campo de juego.

2. Respeto

Una comunidad académica íntegra reconoce la naturaleza participatoria del proceso de aprendizaje y honra y respeta la diversidad en opiniones e ideas.
Para que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea más gratificante, demanda que éstos se realicen en un ambiente de compromiso y respeto mutuo. Los profesores y estudiantes deben respetarse a si mismos como individuos, éstos deben además respetar al prójimo como así mismo permitiendo así ampliar las fronteras del conocimiento, probando nuevas destrezas, construyendo sobre los logros adquiridos y aprendiendo de los fracasos.

3. Confianza

Una comunidad académica de integridad fomenta un clima de confianza mutua, promueve el intercambio libre de ideas, y permite a todos alcanzar su máximo potencial.
Las personas responden a la honestidad consistentemente con confianza. La confianza es promovida por los profesores que establecen claramente las guías para la realización de asignaciones y evaluación del trabajo del estudiante; por estudiantes que preparan trabajos honestos y reflexivos y por escuelas que establecen claros y consistentes estándares académicos que además apoyarán investigaciones honestas e imparciales.

4. Justicia

Una comunidad académica de integridad establece estándares, prácticas y procedimientos y espera justicia en la interacción de estudiantes, profesorado y administración.
Las evaluaciones justas y precisas son esenciales en el proceso educativo. Para los estudiantes son componentes importantes de justicia y predicación, expectativas claras, y una respuesta justa y consistente a la deshonestidad. Los miembros de la facultad tienen a su vez el derecho de exigir un trato justo, no solo por parte de los estudiantes, sino también por sus colegas y de la administración.

5. Responsabilidad

Una comunidad académica íntegra sostiene la responsabilidad personal y depende de la acción que se lleve a cabo en situaciones en que se actúe con perversidad.
Cada miembro de una comunidad académica: cada estudiante, profesor y administrador es responsable de mantener la integridad de la beca  y la investigación. La responsabilidad compartida distribuye el  poder para superar la apatía y estimula la inversión personal en cumplir con los estándares académicos de integridad.


Para acceder un documento PDF su computadora
necesita tener instalado Adobe Reader.


* Adaptado de: 

Pavela, Gary. 1997. Applying the Power of Association on Campus: A Model Code of Academic Integrity. Journal of College and University Law, v24 n1 p97-118 Sum 1997.

McCabe, Donald L.; Pavela, Gary. 2004. Ten Principles of Academic Integrity: How Faculty Can Foster Student Honesty. Change, v36 n3 p10 May-Jun 2004.

ANTERIOR

©® Todos los Derechos Reservados. Universidad del Turabo, 2008.