ANA: Catálogo


 

 

Historia Monetaria de Puerto Rico

La historia económica y monetaria de nuestra Isla es una muy compleja, caracterizada por la ausencia de una unidad monetaria nacional (dependencia de los sistemas monetarios de las metrópolis), largos periodos de escasez de numerario y continuos cambios en los sistemas monetarios ensayados para afrontar dichas crisis.

Desde la época del “Situado Mejicano”, pasando por el uso de monedas macuquinas y extranjeras, la mutilación y el resellado de monedas, el uso de “moneda privada” en haciendas y centrales, distintas emisiones de papel moneda, hasta la emisión de nuestra moneda provincial de plata pocos años previo a la invasión norteamericana; nuestra historia numismática es fiel reflejo del devenir político, económico y social de nuestro pueblo.

Esperamos esta información sirva para despertar un mayor interés sobre nuestra historia monetaria y numismática nacional.

“El Situado Mejicano”
Puerto Rico nunca tuvo autorización de la corona española para acuñar moneda localmente.  Para mantener los gastos de la ciudadela y las obras de fortificación, la Isla recibió un subsidio en metálico proveniente de las arcas del virreinato de Méjico.  Cuando el situado no llegaba por causa de naufragios o ataques de corsarios y piratas la Isla era sumida en grandes crisis económicas.  Este subsidio duró unos 223 años (1586-1809), finalizando definitivamente tras la independencia de México y demás colonias continentales.

Intendente Alejandro Ramírez”
La llegada del intendente Ramírez (1813-1816) trajo un fortalecimiento de la hacienda y la economía local.  Se organiza la lotería local, autoriza la introducción de la moneda “macuquina” y se emite papel moneda de mejor calidad, devolviendo así la confianza del pueblo en sus instituciones financieras.

“Moneda Macuquina”
Moneda de plata acuñada rústicamente.  Por no tener cordoncillo o borde definido se prestaba para ser desgastada y mutilada por especuladores, los cuales le restaban metal noble y las circulaban por su valor nominal (del árabe “macuco”; robo).  Esto creaba graves malestares y desconfianza en las transacciones.  Fue prohibida finalmente su circulación en 1857.

“Monedas Reselladas”
Para evitar la salida de moneda de la Isla y una mayor escasez de numerario, en 1884 el gobernador Luis Dabán ordenó resellar o contramarcar todas las monedas de plata circulantes con un diseño de “Flor-De-Lis” (símbolo de los reyes Borbones de España).  La diversidad de punzones y la rápida aparición de falsificaciones impidió el éxito de esta iniciativa.  Las monedas reselladas circularon oficialmente entre 1885 y 1894, cuando fueron recogidas previo al canje de la nueva moneda provincial.

Moneda Patrón
Una de las piezas más raras y misteriosas dentro la numismática puertorriqueña es la llamada “Moneda Patrón” de  1890.  Poco se sabe con certeza del origen y propósitos de esta pieza de la cual se conocen pocos ejemplares en existencia.  La teoría de mayor aceptación es que se trató de una pieza de ensayo comisionada por ricos comerciantes y hacendados de fines de siglo XIX, con el propósito de proponer al Ministerio de Ultramar una moneda para uso exclusivo en la Isla (el sol heráldico que aparece en la pieza era de uso común en los riles y fichas de diversas haciendas y comercios).  Como dato curioso, por algún error el reverso de la moneda presenta un escudo Cubano, y no el de Puerto Rico.  Se conocen piezas en cobre y niquel.

Moneda Provincial
Finalmente, en 1894 España autorizó la emisión de una moneda especial para Puerto Rico, lo cual era privativo de provincias autónomas.  Entre 1895 y 1896 se acuñaron las monedas en cinco denominaciones en plata:  el peso y los 20 centavos (1895), y 40, 10 y 5 centavos (1896).  Todas llevan acuñada la frase “ISLA DE PUERTO RICO”.  Tras la invasión en 1898 las nuevas autoridades norteamericanas devaluaron la moneda provincial en un 40 por ciento, circulando hasta 1901.

Banco Español de Puerto Rico
Autorizado en 1888 para emitir papel moneda.  Emitió varias series de billetes en diversas denominaciones.  Tras la invasión norteamericana se le cambió el nombre a Bank of Porto Rico y sus billetes se emitieron en formato bilingüe.  Funcionó hasta 1913.
  
Riles de Haciendas
Por “riles” se conoce a las monedas privadas, de uso exclusivo en las haciendas de café y de caña de Puerto Rico para el pago de sus trabajadores.  La palabra es una deformación del término “reales”, unidad monetaria española de la época que equivalía a 12 ½ centavos.  Los riles eran redimidos en mercancías y alimentos en la tienda privada o tienda de raya de la hacienda emisora.  Muchos riles eran acuñados fuera del país, con diseños muy elaborados, denotando el poder del hacendado.  Otros eran elaborados en las propias haciendas, haciendo uso de punzones para marcar en pedazos rústicos de metal.  Estos eran conocidos como latas.  La denominación común era en almudes.  El almud era una medida seca equivalente a unas 8 libras de café uva.  También existían denominaciones en reales, centavos, jornal diario y otros.

Fichas Comerciales
Al igual que los “riles” de haciendas, hacia fines del siglo XIX y principios del XX, muchos comerciantes establecieron la práctica de emitir “monedas” o fichas privadas, ya sea para propósitos promocionales o para suplir la escasez de monedas fraccionaria.  Entre estos, podemos destacar las fichas comerciales de A. Cianchini (Yauco), E. Franceschi (Juan Díaz), “Las Delicias” de Joaquín Garrasota (Mayagüez), “Las Puertas de Hierro” de Tomás Quiñónez (San Germán) y “El Cometa” de Ponce.

Fichas de Transportación
A través de la historia se ha desarrollado el uso de “tokens” o fichas para el pago de tarifas de diversos medios de transportación, principalmente terrestre y marítimos.  Entre las fichas de transporte más antiguas de Puerto Rico se destacan las de Kramer y Co. para el transporte entre la playa y el pueblo de Mayagüez, y las del servicio de lanchas de Ramón Valdés, precursor del actual Acuaexpreso en Cataño hacia 1880.  Para transportes terrestres existen además las fichas del antiguo trolley de San Juan y de las distintas compañías de autobuses:  White Star Line, Ponce Star Line, Caguas Bus Line, Puerto Rico Transport Authority y la Autoridad Metropolitana de Autobuses, entre otros.

Fichas para Compra de Leche
Hasta poco más de mediados del siglo XX, proliferó la práctica del uso de fichas por parte de las distintas compañías distribuidoras de leche en Puerto Rico para el control de la compra de leche al detal y para evitar el robo en la operación de canje de botellas.  Entre las compañías y fichas se destacan:  Suiza Dairy, Borinquen Dairy, Compañía Pasteurizadora de Trujillo Alto y Mayagüez Dairy, entre otras.  La Central Aguirre también produjo fichas para la compra de leche.

Medallística
La colección de medallas es uno de los campos complementarios de la numismática.  A diferencia de la moneda de curso legal y de los “tokens”, la medalla no tiene valor de cambio monetario.  Es una pieza por lo general metálica, acuñada o fundida, que se emite en conmemoración de un evento o para distinción de laguna persona en particular.  En el caso de la medallística puertorriqueña se destacan las medallas otorgadas durante las diversas ferias o exposiciones durante el siglo XIX (como por ejemplo, la gran exposición del 400 aniversario del descubrimiento en 1893), las medallas militares del Cuerpo de Voluntarios de Puerto Rico, las del Instituto de Cultura Puertorriqueña y de la Sociedad Numismática de Puerto Rico.




















































 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
© Sistema Universitario Ana G. Méndez

Última actualización 21.02.2012